Skip to main content

11 de septiembre de 2019

De la Dra. Bambi Petrinic

Si tiene problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormido durante la noche, es posible que quiera pedirle a su médico que le recete un medicamento para dormir, pero las medicinas como Ambien o Lunesta tienen efectos secundarios y algunos son graves. Con el tiempo, incluso pueden causar que empeore el problema.

Una paciente nueva que sufría de insomnio se molestó porque no quise recetarle el medicamento para dormir que ella había estado tomando durante años. Le expliqué que a estas alturas la medicina le estaba haciendo más daño que ayudarle, y que yo quería disminuir la dosis poco a poco hasta quitársela.

Ella se opuso. Estaba acostumbrada a depender de esa pastilla para dormir y pensaba que la necesitaba, aunque ya no dormía bien.

Le recomendé que practicara buenos hábitos de sueño nocturno que le ayudaran a adoptar comportamientos para conciliar el sueño y mantener el sueño. Aunque seguía enojada porque me negaba a recetarle la medicina, empezó a seguir mis sugerencias.

Cuando la volví a ver, ella me dijo que estaba durmiendo bien. Había reemplazado el medicamento con una taza de té herbario antes de acostarse.

Uno de los trastornos del sueño más comunes es el insomnio, es decir, la dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido durante la noche.

El insomnio se debe a varias causas. Una paciente de edad avanzada tenía problemas para dormir de noche porque tomaba una siesta de varias horas durante el día. Este es un ejemplo clásico de ritmo circadiano fuera de control.

El ritmo circadiano es el ciclo interno de sueño y vigilia de 24 horas establecido por el cerebro. Algunas personas suelen estar más alertas por la tarde y otras personas por la mañana, pero en general, los adultos necesitan de 7 a 9 horas de sueño en un período de 24 horas. Mi paciente había cambiado su ciclo del sueño y dormía cuando todos los demás en casa estaban despiertos, lo cual probablemente había empezado por ceder al impulso de tomar una siesta después de una mala noche de sueño.

Le sugerí que empezara a hacer ejercicio todos los días y que tomara la luz del sol por la mañana. Los estudios demuestran que hacer por lo menos 10 minutos de ejercicio aeróbico a diario ayuda a fomentar una buena calidad de sueño. La luz natural le dice al cuerpo que es hora de estar despierto porque el ciclo de luz y oscuridad influye en nuestro ritmo circadiano.

También le pedí que no viera la televisión en la cama porque puede impedir la producción de melatonina, una hormona que su cuerpo produce cuando oscurece e induce el sueño.

Además, practicar buenos hábitos de sueño puede mejorar su calidad de sueño. Estos hábitos pueden ayudarle a conciliar el sueño y permanecer dormido durante la noche, sin medicina:

• Váyase a dormir y despierte a la misma hora cada día.
• Haga que su recámara sea un santuario de sueño. No trabaje ni vea televisión en la recámara, y saque la computadora de allí.
• Mantenga la temperatura fresca en su recámara.
• Dos o tres horas antes de acostarse, apague la televisión, la computadora y el teléfono para evitar la luz azul que emiten esos aparatos.
• Establezca una rutina para antes de acostarse. Esto le ayudará y le indicará a su cerebro que se está listo para dormir.

El insomnio es un problema común, especialmente con el paso de los años. Antes de pedirle a su médico que le recete medicina, trate de adoptar buenos hábitos de sueño. Esto puede marcar una gran diferencia.

La Dra. Bambi Petrinic es especialista en Medicina Familiar de WellMed at Port St. Lucie, en Port St. Lucie, Florida. La Dra. Petrinic recibió la licenciatura en ciencias de St. Thomas Aquinas College en Sparkill, Nueva York y obtuvo su título de médico de American University of the Caribbean, St. Maarten. La doctora cumplió la residencia en Guthrie Healthcare de Robert Packer Hospital en Sayre, Pennsylvania.

Busque un médico