Skip to main content

Blog

April 17th, 2019

Llenar sus documentos de Voluntades Anticipadas puede brindarle tranquilidad

del Dr. Thet Aung

Supongamos que un accidente grave o una enfermedad terminal le impidiera comunicarles a sus familiares o médicos sus deseos sobre los tratamientos médicos que usted prefiere o no acepta.

¿Usted querría que le mantuvieran vivo a toda costa, aunque esto significara estar conectado a una máquina para respirar o recibir alimentos a través de un tubo?

¿Usted querría que le mantuvieran cómodo y sin molestos aparatos médicos aunque esto significara que podría morir?

¿Usted querría que su esposo o hijos tuvieran que tomar la decisión?

Este es un buen momento para hablar sobre el tema. El 16 de abril fue establecido como el Día Nacional de Decisiones Médicas para crear conciencia sobre la importancia de formular una Voluntad Anticipada. Este es un término global que se refiere a uno o más documentos legales donde uno expresa sus deseos en caso de no poder comunicarlos uno mismo.

El sitio Web del Día Nacional de Decisiones Médicas (www.nhdd.org) le puede ayudar a iniciar una plática con sus seres queridos sobre los cuidados para el final de la vida con «Su Kit Para Iniciar la Conversación», un folleto que le guía paso a paso por este proceso.

Dar a conocer sus deseos para el final de la vida y llenar las voluntades anticipadas puede ahorrarle mucho sufrimiento en un momento ya de por sí bastante estresante. Además, también puede conservar la armonía familiar en caso de que sus seres queridos no se pongan de acuerdo sobre los  cuidados que usted recibiría.

Esto le sucedió a uno de mis pacientes, un adulto mayor con problemas del corazón graves. Este paciente ya se aproximaba al final de su vida y sus dos hijos tenían opiniones opuestas sobre cómo proceder con sus cuidados médicos.

Uno de ellos decidió alterar el documento de voluntad anticipada que su padre había preparado antes de enfermarse. Afortunadamente, el paciente también había llenado los papeles en nuestra oficina, así que nosotros estábamos enterados de sus deseos.

Esta fue una situación bastante inusual. Pero resulta más común la situación en que los familiares tienen que asumir la responsabilidad de decidir si han de prolongar o no los cuidados de una persona que enfrenta problemas médicos terminales.

Otra paciente, una mujer mayor que tenía problemas del corazón graves evitó poner a su familia en este dilema tan traumático. La señora habló con su hija sobre sus deseos para el final de la vida.

Cuando su enfermedad empeoró, su hija supo que era hora de recurrir al cuidado paliativo, de conformidad con los deseos de su mamá.

Si la hija no hubiera hablado sobre esto con su mamá, ella habría tenido que tomar la decisión sobre cómo proceder además de enfrentar todas las emociones encontradas que esto habría provocado.

Un documento de voluntad anticipada común es un testamento vital que les indica a su familia y al equipo médico lo que usted quiere y no quiere que se le haga si usted estuviera muriendo o no esperara recobrar el conocimiento.

Por ejemplo, si usted tuviera una enfermedad terminal y dejara de respirar, ¿usted querría que le dieran reanimación cardiopulmonar (CPR, por sus siglas en inglés) para reanimarle?

No existe una respuesta correcta ni incorrecta. Algunas personas querrían que se tomaran todas las medidas posibles para mantenerles vivas; mientras que otras preferirían que les mantuvieran cómodas antes de morir.

Una opción más flexible que un testamento vital es otorgar un poder notarial médico o nombrar un representante para asuntos médicos. Un representante para asuntos médicos es alguien que uno elige, normalmente un familiar o amigo de confianza para hablar a nombre suyo en caso de usted estuviera demasiado enfermo para hacerlo usted mismo.

Al elegir un representante para asuntos médicos, es importante considerar a alguien que pueda comprometerse a proteger sus deseos para el final de la vida, que tenga los medios para hacer preguntas a sus proveedores médicos sobre sus tratamientos y pronósticos, y que defienda sus deseos con firmeza ante cualquier tipo de oposición de familiares o amigos con respecto a sus deseos.

Aunque muchas personas automáticamente piensan en designar como representante a su cónyuge, uno de sus padres o uno de sus hijos, es importante analizar si esa persona sería suficientemente imparcial para poder representar sus deseos en una situación de vida o muerte. Sería mejor que la persona que elija sea al menos una generación menor que usted y goce de buena salud.

A diferencia de un testamento vital, un representante de asuntos médicos puede tomar decisiones de su parte según la situación actual, tomando en cuenta la información proporcionada por su proveedor médico.

Se puede encontrar mayor información y los formularios de voluntades anticipadas por estado en www.nhdd.org/#welcome.

Hablar con sus seres queridos sobre sus deseos para el final de la vida y llenar los formularios es importante para usted y su familia, sin importar su edad.  Si no quiere hacerlo por usted, hágalo por ellos.

El Dr. Thet Aung ejerce la medicina interna en WellMed at Schertz en Schertz, Texas. El Dr. Aung recibió la licenciatura en ciencias biológicas de University of Alberta, Edmonton en Alberta, Canadá antes de recibir su título de médico de la Facultad de Medicina de la Universidad Iberoamericana en Santo Domingo, República Dominicana. El Dr. Aung cumplió tanto la residencia de medicina interna en Good Samaritan Ingternal Medicine Residency Program en Cincinnati, Ohio, como la subespecialidad en geriatría en UT Health en San Antonio, Texas.